2 Dios mío, en ti confío; no sea yo avergonzado, que no se regocijen sobre mí mis enemigos.