6 Acuérdate, oh SEÑOR, de tu compasión y de tus misericordias, que son eternas.