3 Porque tú eres mi roca y mi fortaleza, y por amor de tu nombre me conducirás y me guiarás.