5 En tu mano encomiendo mi espíritu; tú me has redimido, oh SEÑOR, Dios de verdad.