8 y no me has entregado en manos del enemigo; tú has puesto mis pies en lugar espacioso.