1 La transgresión habla al impío dentro de su corazón; no hay temor de Dios delante de sus ojos.