8 Deja la ira y abandona el furor; no te irrites, sólo harías lo malo.