16 Pues dije: Que no se alegren de mí los que, cuando mi pie resbala, se engrandecen sobre mí.