2 Porque tus saetas se han clavado en mí, y sobre mí ha descendido tu mano.