10 Quita de mí tu plaga; por la dureza de tu mano estoy pereciendo.