11 Entonces el rey deseará tu hermosura; inclínate ante él, porque él es tu señor.