20 El hombre en su vanagloria, pero sin entendimiento, es como las bestias que perecen.