4 Porque tú no eres un Dios que se complace en la maldad; el mal no mora contigo.