12 Si yo tuviera hambre, no te lo diría a ti; porque mío es el mundo y todo lo que en él hay.