3 Que venga nuestro Dios y no calle; el fuego consume delante de El, y a su derredor hay gran tempestad.