8 No te reprendo por tus sacrificios, ni por tus holocaustos, que están continuamente delante de mí.