11 No me eches de tu presencia, y no quites de mí tu santo Espíritu.