8 Hazme oír gozo y alegría; que se regocijen los huesos que has quebrantado.