8 Mas tú, oh SEÑOR, te ríes de ellos; te burlas de todas las naciones.