5 Porque no hay en la muerte memoria de ti; en el Seol ¿quién te alabará?