3 Porque tú has sido refugio para mí, torre fuerte frente al enemigo.