5 Alma mía, espera en silencio solamente en Dios, pues de El viene mi esperanza.