7 Porque tú has sido mi socorro, y a la sombra de tus alas canto gozoso.