8 Me he convertido en extraño para mis hermanos, y en extranjero para los hijos de mi madre.