23 Darán voces de júbilo mis labios, cuando te cante alabanzas, y mi alma, que tú has redimido.