9 No me rechaces en el tiempo de la vejez; no me desampares cuando me falten las fuerzas.