21 No vuelva avergonzado el oprimido; alaben tu nombre el afligido y el necesitado.