22 Levántate, oh Dios, defiende tu causa; acuérdate de cómo el necio te injuria todo el día.