10 Entonces dije: Este es mi dolor: que la diestra del Altísimo ha cambiado.