35 se acordaban de que Dios era su roca, y el Dios Altísimo su Redentor.