65 Entonces despertó el Señor como de un sueño, como guerrero vencido por el vino,