66 e hizo retroceder a sus adversarios, poniendo sobre ellos una afrenta perpetua.