3 Como agua han derramado su sangre alrededor de Jerusalén; y no hubo quien les diera sepultura.