4 ¡Cuán bienaventurados son los que moran en tu casa! Continuamente te alaban. (Selah)