38 Pero tú lo has rechazado y desechado, contra tu ungido te has enfurecido.