3 Haces que el hombre vuelva a ser polvo, y dices: Volved, hijos de los hombres.