5 ¡Qué grandes son tus obras, oh SEÑOR, cuán profundos tus pensamientos!