5 Aplastan a tu pueblo, SEÑOR, y afligen a tu heredad.