4 en cuya mano están las profundidades de la tierra; suyas son también las cumbres de los montes.