20 Pero, ¿estás dispuesto a admitir, oh hombre vano, que la fe sin obras es estéril?