8 pero ningún hombre puede domar la lengua; es un mal turbulento y lleno de veneno mortal.