3 Pedís y no recibís, porque pedís con malos propósitos, para gastarlo en vuestros placeres.