8 Porque así dice el SEÑOR de los ejércitos, cuya a gloria me ha enviado contra las naciones que os despojaron, porque el que os toca, toca la niña de su ojo: