4 He aquí, el Señor la despojará, arrojará al mar su riqueza y ella será consumida por el fuego.