31 Procurad pues, los mejores dones; mas aun yo os enseño el camino más excelente