51 He aquí, os digo un misterio: Todos ciertamente resucitaremos, mas no todos seremos transformados