22 No toquéis, dijo, a mis ungidos, ni hagáis mal a mis profetas