26 Porque todos los dioses de los pueblos no son nada; mas el SEÑOR hizo los cielos