21 Carísimos, si nuestro corazón no nos reprende, confianza tenemos en Dios