22 Y estando aún hablando ella con el rey, he aquí Natán, el profeta, que vino